BERNORIO

Compra tu dominio aquí.

Aloja tus dominios aquí.

Crea tu web profesional aquí.

Haz tu tienda online aquí.

Tu correo profesional aquí.

O tu correo Exchange aquí.

Monta tu propio servidor cloud aquí.

O tu servidor dedica aquí.

Aquí los precios para tus servidores virtuales.

El Monte Bernorio, ha sido castro, fortaleza, acrópolis y necrópolis. Desde su cima se dominan más de 40 pueblos de las provincias de Burgos, Santander y Palencia. Hay en lo alto restos de murallas y de sus puertas y sobre un peñasco se alza un torreón. Se han hallado objetos romanos y célticos.



Este castro se ha querido identificar como la ciudad celtibérica de Belgium, mencionada en las crónicas romanas.



Belgium fue la primera ciudad atacada en las guerras cántabras, huyendo sus habitantes al monte Bindio (VIndium). Esto es factible si se observa el corredor que atraviesa todo el valle hasta ese monte.



La montaña está rodeada en todo su perímetro por una muralla, existiendo otra en el interior, que protegía la acrópolis.



En unas excavaciones realizadas hace cincuenta años (aprox.), se descubrió un trozo de la muralla de la acrópolis, encontrándose intacta, y derrumbándose en años posteriores, al no haberse consolidado. 
En una excavación que se hizo bajo esta muralla, se encontró la base de una cabaña circular del siglo IV ane, sobre la cual se había construído la muralla. Entre los restos encontrados dentro de la cabaña, se halló una reja de arado, en hierro, lo cual demuestra que ya existían cultivos de cereal, aparte del típico cultivo de huerta.



También, en lo alto de castro, existía hasta hace poco (que un pastor lo destruyó) una torre de las llamadas Galas. Se caracterizaba por conservar en las paredes los huecos donde se insertaban unos machones de madera. 

 

Tras un duro asedio, los romanos consiguieron tomar Aracillum, pero tuvieron que pagar un alto precio en bajas causadas por el frío y la escasez, además de sufrir una plaga de ratas (Estrabón; III, 4, 18). Parece que finalmente los romanos lograron controlar los principales centros cántabros orientales como Amaya y Bernorio (Montenegro, 1978: 260; Teja, 1981: 64).